Accesibilidad web: La importancia de que tu proyecto digital sea accesible
18 mayo, 2021 0

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay unos mil millones de personas con discapacidad en todo el mundo. Por ello, la importancia de la accesibilidad web es trascendental al tener como objetivo «garantizar que los sitios web, las herramientas y las tecnologías digitales sean accesibles y utilizables por el mayor número de personas». Para que un proyecto digital sea accesible no debe verse afectado ni por el nivel de conocimientos de los usuarios, ni por sus capacidades personales ni por las características técnicas del dispositivo empleado para acceder a los contenidos digitales.

Cuando hablamos de accesibilidad web y de su importancia a la hora de diseñar un proyecto digital nos referimos a favorecer la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad, ya que así se permite «el ejercicio del derecho reconocido constitucionalmente como es el acceso a la cultura, el ocio y el tiempo libre», como indican en el Observatorio de Accesibilidad del Ministerio de Política Territorial y Función Pública en España.

Este aspecto es realmente importante ya que, si no contamos con una web accesible, estamos fomentando la aparición de ciudadanos “de segunda” que no pueden acceder libremente a la información que publiquemos en nuestra web. Gracias a la accesibilidad web aplicada a un proyecto digital las personas podrán percibir los matices de la comunicación empresarial, entender qué trámites tienen que hacer para solicitar el borrador de la declaración de la Renta o realizar una compra de un jersey en una tienda online.

La accesibilidad web

y los diferentes tipos de discapacidad

Gracias a la accesibilidad web conseguimos eliminar barreras digitales que se puedan encontrar las personas con discapacidad al acceder a los contenidos, productos o servicios de Internet. Por tanto, se emplea para abarcar todas las discapacidades que afecten al acceso de los contenidos de una plataforma digital:

  • Visuales
  • Auditivas
  • Motrices
  • Cognitivas
  • Neurológicas

En este sentido, el World Wide Web Consortium (W3C) es el organismo internacional regulador sobre la accesibilidad web, que crea y pone a disposición de los creadores digitales diversas guías sobre cómo desarrollar las plataformas digitales y los contenidos web (textuales y audiovisuales) para las personas con discapacidad. El W3C, a través de su grupo de trabajo Iniciativa para la Accesibilidad Web (WAI), publicó en 1999 la primera versión del documento Directrices de Accesibilidad del Contenido Web (Web Content Accessibility Guidelines o WCAG) como referencia internacionalmente aceptada. La última versión de estas directrices (WCAG 2.1) se publicó en 2018 y siguen vigentes a día de hoy.

Según estas WCAG, las plataformas digitales deben seguir una serie de recomendaciones que facilitan el acceso a la información de las personas con discapacidad. Además, las personas con diversas discapacidades se ayudan de tecnologías de apoyo para poder acceder a los contenidos digitales publicados en los proyectos online.

Para personas ciegas o con baja visión, se utilizan programas que leen en la pantalla tanto del texto de la web como los elementos gráficos que en ella aparecen. Por ello, es muy importante seguir una serie de recomendaciones que ayuden al usuario a ubicarse dentro de la página y a entender el contenido. Entre ellas, por ejemplo:​

  • Las imágenes siempre deben tener un texto alternativo (alt) que explique en una breve frase qué aparece en la imagen para que el programa pueda leerlo.
  • A la hora de estructurar los contenidos de la página, es necesario marcar los encabezados a través de una jerarquía (H1-H6) sin saltos entre ellos. De esta forma, podrán acceder de forma más sencilla a la información que necesitan sin tener que esperar a que el programa lector de pantalla lea la página completa.
  • Para incluir enlaces, es muy importante que cada hipervínculo vaya asociado a un texto descriptivo que sea comprensible fuera de contexto (evitando los hipervínculos del tipo “click aquí”).
  • Si la persona tiene baja visión es necesario que, al usar aumentadores o hacer zoom sobre el contenido, este no pierda el sentido ni el scroll marcado (diseño responsive).
  • También es muy importante que utilicemos colores contrastados entre el fondo y el color del texto, para que se distinga bien. Además, en relación con esto, no podemos utilizar elementos identificadores solo con colores ya que estaríamos discriminando a personas con daltonismo u otros problemas de visión. Por ejemplo, es erróneo colocar el botón de aceptar en color verde sin ningún texto o señal que indique la acción.
  • Para personas sordociegas existe un dispositivo hardware que convierte el texto en caracteres Braille para poder leerlo.

En el caso de las personas con problemas auditivos, es indispensable que todos los contenidos multimedia que aparezcan en tu proyecto digital se puedan subtitular. Por tanto, si tienes vídeos de conferencias, tutoriales, webinars o cualquier otro vídeo o podcast con información relevante, lo primero que puedes hacer para mejorar la accesibilidad de tu proyecto digital es incluirle los subtítulos.

Existen diversos programas que permiten subir tanto un vídeo como un audio y descargarse la versión textual de los subtítulos. A continuación, puedes subir ese archivo a las diferentes plataformas digitales (como YouTube, por ejemplo) para que se sincronicen con los contenidos audiovisuales. Además, también podemos crear nosotros mismos ese archivo con la transcripción por escrito y subirlo asociado al audio o vídeo, de forma que quede con mucho más sentido.

Hay que vigilar que, en plataformas como YouTube o algunas redes sociales, estos subtítulos aparecen de manera automática. Al ser una traducción automática, puede haber errores de transcripción y provocar malos entendidos. Por ello, es imprescindible que sea una persona real la que verifique que esta información es correcta antes de aceptar la traducción automática.

En este caso se da en personas que no pueden manejar el ratón o el teclado, por lo que deben existir alternativas a uno u otro elemento. Por ejemplo, si tenemos un formulario de contacto en nuestro proyecto digital, cualquier usuario deberá poder rellenar los campos tanto si se desplaza utilizando la tabulación del teclado como si lo selecciona a través del ratón.

En el caso de que la persona no pueda usar el teclado físico, es imprescindible que exista la posibilidad de manejar el proyecto digital con un teclado virtual en la pantalla. De esta forma, el teclado debe adaptarse a las necesidades de la persona con discapacidad y también adaptarse a la web o aplicación que veamos en pantalla.

Es importante destacar que hay diferentes grados de discapacidad motriz, por lo que cada persona deberá usar un dispositivo adaptado según sus necesidades: teclado especial, conmutador, sistema de reconocimiento de voz…

Lo que está claro es que da igual qué tipo de discapacidad motriz se tenga ya que lo importante es que la navegación por la solución digital de tu entidad sea la adecuada para que todo el mundo pueda acceder a la información necesaria.

Las personas con discapacidad cognitiva utilizan navegadores accesibles que simplifican la navegación por el proyecto digital. Por tanto, es imprescindible que la interfaz de nuestro proyecto digital sea visible y utilizable en este tipo de navegadores. Algunos de ellos son, por ejemplo, “Multi web”, “WWAAC Web Browser” o “ZAC Browser”, indicado este último para niños autistas.

Para personas con epilepsia o trastornos similares, una pantalla parpadeante o con destellos puede provocar ataques de epilepsia fotosensitiva. Por ello, se debe evitar este tipo de parpadeos en la medida de lo posible. En relación a esto y como recomendaciones recopiladas en la Guía del Observatorio de Accesibilidad del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (España):

  • No se pueden provocar más de tres destellos generales (seis transiciones de claro a oscuro, o de oscuro a claro) por segundo.
  • Se permiten contenidos que produzcan un máximo de tres destellos por segundo, siempre que el área de destello sea inferior al 25% de los 10º del campo visual (que representa el área central de la visión en el ojo).
  • No se pueden provocar más de tres destellos rojos (seis transiciones opuestas que involucran un rojo saturado) por segundo.
  • El parpadeo puede durar un máximo de cinco segundos. En caso contrario, se deben proporcionar mecanismos que permitan pausarlo, detenerlo u ocultarlo.

Cómo saber si tu proyecto digital

cumple con la normativa de accesibilidad web

La accesibilidad web es un complejo campo de aplicación en cada proyecto digital. No es algo sencillo de implementar ni mucho menos algo rápido. Además, requiere de perfiles multidisciplinares ya que se necesitan conocimientos técnicos para implantar el desarrollo de los elementos de los contenidos con su correspondiente etiquetado, y también de perfiles editores tanto de texto como audiovisuales para tratar toda la parte de la información propiamente dicha. En este caso, el fondo y la forma deben ir alineados y trabajar juntos para conseguir el resultado óptimo.

Pero, si lo que quieres es hacerte una pequeña idea sobre cómo está tu proyecto digital respecto a las consideraciones establecidas por la accesibilidad web, puedes utilizar algunas de las herramientas de evaluación que recomiendan en la W3C.

Cómo no adaptar tu proyecto digital

a la accesibilidad web

La accesibilidad web es un campo muy complejo de implementación en webs, ya que requiere tanto de perfiles técnicos como de perfiles de edición de contenidos (textuales y audiovisuales). Por tanto, es recomendable que este tipo de implementaciones las lleven a cabo personas y/o empresas con suficiente experiencia dedicadas a ello. 

En relación con esto están surgiendo diversas aplicaciones o plug-ins que adaptan el formato de la web para mejorar aparentemente la accesibilidad de su proyecto digital. ¿Qué ocurre entonces? Pues que muchas de estas herramientas no cumplen con los requisitos mínimos marcados, no solventan todos los problemas de acceso a los contenidos digitales que se encuentran las personas con diversas discapacidades ni realmente sirven para estar alineados con los requisitos que marca la ley actual en España. 

Las pautas de accesibilidad no son solo modificaciones de colores, tamaño de letra o lectura de imágenes, sino que tienen una profundidad que se debe aplicar en todas las escalas de la creación y la edición de contenidos de una web. No en vano, si el equipo redactor de contenidos o el equipo desarrollador no tienen la suficiente experiencia en este asunto, puede ocurrir que la web sea accesible en su desarrollo pero no en los contenidos y viceversa.

Por todo ello en Innovae no apostamos por este tipo de “falsas soluciones” puesto que no cumplen al 100% con la normativa estandarizada ni tampoco dan soluciones a la mayoría de discapacidades motrices, cognitivas o neurológicas.

¿Por qué utilizar la accesibilidad web

en tu proyecto digital?

En el mundo hay más de mil millones de personas con alguna discapacidad, mientras que en España esa cifra alcanza casi los 4 millones de personas. Si el proyecto digital no es accesible, se discrimina absolutamente a esas personas que no pueden acceder a la información que publicamos en nuestra web.

Pero no solo por causas de moralidad social, la accesibilidad web es muy importante también porque proporciona beneficios a la empresas y entidades que deciden mejorarla en sus productos digitales:

  • Aumenta la cuota de mercado y la audiencia de la web, al permitir que la visualicen más personas que otras condiciones no podrían hacerlo.
  • Mejora los resultados en posicionamiento web, ya que permite estructurar los contenidos y dar más información sobre las imágenes directamente a los buscadores.
  • Refuerza positivamente la imagen empresarial al tener en cuenta a un sector de la población que suele quedarse en el olvido.
  • Permite diferenciarse de la competencia, destacando por valores sociales.
  • Cumple la normativa de accesibilidad digital establecida en nuestro país.
  • Al conseguir una página accesible se aumenta considerablemente la usabilidad de esta, mejorando las condiciones de uso para la mayor parte de las personas.

Si tu web no cumple con los criterios de accesibilidad, este artículo te servirá para iniciarte con la importancia de la accesibilidad web, pero si lo que de verdad necesitas es que tu proyecto digital se adapte a las normativas según el nivel de adecuación (A, AA o AAA), lo mejor es que te pongas en contacto con nosotros y estudiemos tu caso concreto. Puedes hacerlo a través del formulario de contacto o bien enviando un email a comunicacion@innovae.com

¿Y tu proyecto digital? ¿Está adaptado a la normativa de Accesibilidad web?

¡Contacta con nosotros y estudiaremos cómo mejorar la accesibilidad web de tu proyecto digital! Haz click en la flecha y contacta con nosotros.

Leave a comment