29 enero, 2013 0

En todos los sitios siempre hay alguien que lo fastidia todo. Intrusos cuyas intenciones negativas quieren acabar con nuestro trabajo diario: es lo que conocemos como trolls. Los trolls son individuos que por aburrimiento, exceso de tiempo libre o falta de moral se dedican a tirar por tierra nuestro trabajo. No siempre lo consiguen pero debemos admitir que son molestos y muy desagradables, sobre todo cuando somos novatos en el mundo del Social Media.

Una definición aproximada de troll sería el de personas que hacen publicaciones fuera de lugar, inapropiadas y provocando discusiones en blogs, foros, etc. Su finalidad es incordiar al resto de los usuarios y desestabilizar la gestión de la marca. ¿Cuál es el fin? Provocar desconfianza entre los usuarios y seguidores de la marca y, por lo tanto, pérdidas para el negocio. No solo económicas sino también de prestigio.
En este caso es muy importante la figura del community manager, ya sea un profesional del medio o nosotros como gestores de nuestra propia marca.
Acciones para combatir las actuaciones del troll.
Cuando en nuestra comunidad nos topamos con un troll que deja comentarios de mal gusto, nuestra actitud en este caso sería la de «no entrar al trapo». Aunque pueda con nuestros nervios, debemos ser lo más diplomático posible, porque precisamente buscan la provocación.
No es aconsejable bloquear el acceso a estos intrusos porque provocaríamos la sensación de censura en nuestra comunidad y perderíamos credibilidad, al parecer que no toleramos las malas críticas. Al contrario de esto, debemos hacerle frente e intentar dar respuestas que clarifiquen y ayuden a despejar dudas.
Para evitar más conflictos debemos dar respuestas que no provoquen más al troll. No dar la sensación de que le esta estamos corrigiendo aunque así sea: respuestas sencillas, positivas y neutras.
Cuando atacan en nuestra comunidad podemos sentirnos muy ofendidos o, por el contrario, cambiar la perspectiva de la situación y verlo desde el punto de vista objetivo. Hay que ser conscientes de la intención del troll y no darle más importancia de la que tiene.
Tipos de troll
– El troll fan, que defenderá a sus ídolos atacando tu opinión aunque ésta haya sido una crítica constructiva.
– El troll hacker que amenaza con enviar un virus o atacar tu sitio web.
– El troll macarra que amenaza al creador del post con todo tipo de improperios.
– El troll listillo que va de sabelotodo buscando cualquier fallo.
– El troll graciosillo que no hace un daño especial pero no aporta nada de valor a la comunidad haciendo gracias por todo.
– El troll faltón que solo sabe insultar.
– El troll maligno que publica en tu blogs URL´S de otros blogs.
¿Conoces alguno más?. Estos son un ejemplo para que, a partir de ahora, si no lo tenías claro, puedas detectar rápido a tus posibles «enemigos» y actuar en consecuencia.

Tags: