29 enero, 2013 0

¿Todos sabemos lo que es un spam? Seguro que sí. En algún momento hemos sido bombardeados por correos electrónicos no deseados o correos basura y que generalmente su contenido es publicitario: eso es un spam.

Es cierto que de un tiempo a esta parte la práctica de envíos masivos de este tipo de correos ha disminuido considerablemente, probablemente por el nacimiento de redes sociales como Facebook, Twitter, etc. donde se han trasladado este tipo de prácticas, ya que son un gran escaparate para mostrar todo tipo de mensajes encubiertos y camuflados bajo la identidad de “amigos”, “seguidor”, “fan”, etc. Lo que se denomina spammer social.
En realidad es fácil darnos cuenta de cuando eso nos está ocurriendo en nuestra comunidad pero ¿Estamos seguros de no estar cometiendo el mismo error?
Cómo darnos cuenta si en nuestra lista de amigos tenemos un “intruso” es sencillo, normalmente tienen el mismo modus operandi en todas las redes. Por ejemplo, en Twitter, utilizan trendings toppics para dirigirnos a páginas con trampa y, en Facebook, se produce el constante «autombombo» o las malas prácticas estratégicas, como pensar más en uno mismo que en los seguidores.
Esto son solo algunos ejemplos de las prácticas más habituales, pero hay muchas más.
Cómo evitar convertirse en spammer
No bombardees a tus contactos con las mismas publicaciones. Si no, conseguirás que te tachen de spam.
“Ponte en mis zapatos” lema universal para expresar: No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen a ti, evita el «autombombo» y el «obligar» a seguirte.
Crea grupos, selecciona a tus amigos y comparte las publicaciones que generen interés entre los seleccionados. Si no, pasarán desapercibidas por quien realmente te interesa que lo vea y agobiarás a quien no le interesa.
No creas que por poner el nombre de la persona a la que te diriges en el mensaje, lo estás personalizando. Si tu publicación no le interesa, no te hará caso.
No des más explicaciones de las necesarias. No publiques en su muro si no sabes que le puede interesar.
Como ves, éstas son las acciones más comunes y que en algún momento todos hemos padecido. Así que revisa tu gestión y comprueba que no estés haciendo lo mismo o de lo contrario, puede que te encuentres con más de una puerta cerrada.

Tags: