5 octubre, 2012 0

Como ayer os anunciábamos con este artículo, la actividad económica en Internet está cogiendo más peso no solo dentro, sino fuera de nuestras fronteras. Cada vez son más los emprendedores que deciden montar su negocio en la red o bien expandirse en ella. Y es que empresas que hasta hace poco eran solo negocios locales han visto ampliarse su mercado gracias a la expansión de la web.
El nivel de esfuerzo que supone buscar un producto en la web es claramente menor que en el entorno offline, con lo que se consigue que las personas no gasten su más preciado recurso: el tiempo. Las oportunidades aumentan para el consumidor y la competencia dentro de la red se endurece, lo que hace que los precios se acerquen a un punto de equilibrio. Aunque el factor precio es decisivo para sobrevivir con nuestro producto en la red, son importantes, como venimos diciendo, otra serie de factores. Como por ejemplo, ofrecer a nuestro cliente el mejor servicio posible desde que inicia su compra hasta que la recibe en su casa. Por ello es importante que cuidemos las funcionalidades y la usabilidad de nuestra web, mostrando siempre un diseño claro y ameno, haciendo que los formularios sean sencillos de rellenar, ofreciendo facilidades de pago, enseñando toda la gama de productos o servicios de los que disponemos, recompensando con promociones y descuentos, y un largo etcétera.
Aunque los negocios online son el futuro, las tiendas tradicionales no desaparecerán. Aportarán otra serie de valores que son las que les ayudarán a sobrevivir, centrándose en la experiencia de compra. 
Los modelos de negocio en Internet pueden ser muy sencillos o más complejos, mezclándose unos modelos con otros y reinventándose. Los modelos más comunes son los que indicamos a continuación. Seguro que habéis visto estas iniciales más de una vez pero no sabéis exactamente qué significan. Aquí os dejamos una sencilla explicación:
B2C (Bussines to Consumer): la transacción ocurre entre empresas que venden algún producto o servicio, y los consumidores que los adquieren.
B2B (Bussines to Bussines): la transacción se produce entre empresas. 
B2E (Bussines to Employed): la relación comercial se establece entre la empresa y sus propios empleados. Una empresa puede ofrecer ofertas a sus trabajadores desde la propia Intranet.
B2B2C (Bussines to Bussines to Consumer): son transacciones entre empresas cuyo cliente final es el consumidor. Por ejemplo Mitucan ofrece sus servicios a las empresas que quieran realizar su página web Joomla para después vender sus productos a través de la misma.
C2C (Consumer to Consumer): es cuando el consumidor vende a otros consumidores, el ejemplo lo tenemos en aquellas páginas que permiten que vendamos las cosas que ya no utilizamos a otros que quizás les interesen. B2G/B2A (Bussines to Government/Administration): sitios especializados en la relación con la administración pública. 
¡Ya sabes, si estás pensando en emprender en la red, escoge el modelo de negocio que más se adapte a tus ideas y nosotros nos encargaremos de crear tu página web!