23 noviembre, 2012 0

Sorprende ver cómo cada año las Navidades llegan antes. Y no es que cambien de fecha, pero los propietarios de tiendas y comercios deciden adornar sus establecimientos y dotar a sus estantes de productos navideños cada vez con mayor antelación. Y la decisión surte efecto, especialmente este año, pues los consumidores han decidido adelantar la fecha en la que realizan las compras navideñas, pero con una particularidad: prefieren adquirir los productos en Internet, ¿la causa? Van en busca y caza de las mejores ofertas.  Planificando bien las compras se puede ahorrar hasta un 60%, lo que te permite adquirir otros productos sin renunciar además a las marcas y a la calidad.
Según la empresa yaysi.com, que ha realizado un estudio para conocer el comportamiento del usuario en las compras B2C, el 65% de los internautas busca el ahorro económico al realizar sus compras por Internet. Otras razones importantes son la comodidad y el tiempo. A mucha gente le encanta salir a comprar para vivir el ambiente navideño, pero otros muchos detestan las aglomeraciones, las colas en las cajas, la búsqueda infructuosa de los regalos, etc. ¿Por qué no disfrutar de toda esa atmósfera con las compras ya hechas? Es una buena razón para decidirte a comprar por Internet.
 

 
 
Si eres un e-retailer, vamos a darte algunos consejos que hemos recogido para que tengas éxito estas navidades en tu negocio:
Aprende de la última vez: revisa las ventas del año pasado y mira qué se vendió mejor. Para saber qué sucederá este año tienes que tener en cuenta qué sucedió el año pasado. Métete en Google Trends y revisa cuáles fueron las tendencias de búsqueda más populares y las menos exitosas.
Desarrolla un plan de marketing básico: no te olvides de enviar por correo electrónico a los clientes anteriores una suculenta oferta de navidad. Anticípate con correos promocionales a distintos grupos de clientes y tómate tu tiempo para prepararlos.
Prepárate para los cambios: la Navidad trae una serie de cambios en el comportamiento de compra, por ejemplo una nueva clase de cliente. Que este cambio en la demografía no te coja por sorpresa y asegúrate de que todo tu personal lo comprende para así convertir cada cliente nuevo en una oportunidad de venta.
Asegúrate el abastecimiento: haz una previsión de las ventas y ordena tu stock. Imagínate que se produce una compra y el producto se ha agotado, tendrías que hacer una devolución del dinero y el cliente quedará insatisfecho.
Prepara tu servicio de atención al cliente: configura tu smartphone o tablet para recibir los pedidos y para contestar a las preguntas de los clientes con la mayor prontitud posible, sin tener que esperar a estar delante del ordenador. Una respuesta rápida puede llevar a una venta.
Revisa la capacidad de tu sitio: el poder de tu servidor web, la eficacia de la aplicación, el ancho de banda, etc. Ten en cuenta todo esto para que tu tienda no “se caiga” por el número de visitas.
No aceptes órdenes que no puedas cumplir: controla tu tráfico, los niveles de existencia, el embalaje, etc. Revisa tus campañas de publicidad y paga por conversión en vez de por tráfico si sabes que ese tráfico no se va a poder convertir.
Vigila la logística: habla con tu proveedor de logística para saber si los plazos de entrega se incrementarán y deja muy claro cuáles serán los gastos de envío.
Ya lo sabes, prepárate bien, planifica con antelación y elabora una lista para revisar que todo funciona correctamente. ¡Las Navidades ya están aquí!
Fuente: is4profit.com, puromarketing.com