18 enero, 2016 0

El consumo online en España continúa creciendo. No es para menos, el famoso e-commerce se ha convertido en la herramienta ideal para aquellos negocios que ven cómo el filón de internet puede ayudar a expandir su negocio. Ya no hay fronteras y, cualquier zapatería de barrio puede comenzar a vender a través de internet con un poco de dedicación, conocimientos y presupuesto. Por un lado, supone un aire de renovación para muchos negocios tradicionales pero, por otro, también es una alternativa de negocio para muchos emprendedores.

Y, los consumidores, cada vez echamos más mano de la red para mantenernos informados y realizar nuestras compras. Según publica El Economista Consumo, la crisis ha impactado en los hábitos de consumo de los españoles, pero no tanto en el consumo online. De hecho, el comercio electrónico ha seguido creciendo en los años de la crisis económica y alcanza los 12.383 millones de euros de facturación en 2012, un 13,4% más que el año anterior, según las cifras aportadas por el Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información.
La búsqueda del mejor precio es lo que nos mueve a la hora de decidirnos. Pero, ojo, no hablamos solamente de que una tienda online tenga un producto más barato o no que una tienda física, sino que medimos el precio en función del tiempo que nos quita el desplazarnos, aparcar y buscar en la tienda. Un simple click es mucho más cómodo y suficiente para recibir sin problemas nuestro pedido en casa. Además, gracias a las continuas mejoras en el seguimiento online de envíos y las posibilidades de negociar los precios por distribución con las empresas de mensajería, podemos ofrecer un servicio de calidad y con un precio final bastante ajustado.
Sí, un local comercial tiene unos costes de mantenimiento ineludibles (alquiler, luz, agua,…) y unos gastos de personal que debemos costear. Pero una tienda online no tiene por qué convertirse en un sustituto de un modelo de negocio tradicional, sino que sirve de complemento y amplía nuestras posibilidades de negocio. Una sombrería con más de un siglo de historia y ubicada en la mejor zona de la ciudad puede ampliar su cartera de clientes si, además del comercio de siempre, tiene la capacidad para darse a conocer en internet gracias a una estrategia de marketing online que englobe redes sociales, campañas de Ads, una web adaptative y un ecommerce usable. ¿O acaso un ciudadano alemán no puede llegar desde su casa a nuestra tienda online y encontrar lo que estaba buscando? Los límites nos los imponemos nosotros. Rompamos barreras.

Tags: