4 junio, 2015 0

Tener una comunicación en las redes sociales a manos de profesionales en Social Media no es solamente para grandes negocios. Cualquier pyme o pequeña-mediana empresa que esté convencida de la necesidad de estar presente en las redes sociales y, con un mínimo de presupuesto destinado a ello, puede subcontratar los servicios a un community manager freelance o una agencia de Social Media con un importe más ajustado. Pero no todo es coser y cantar. Lejos de los que muchos piensan, no es suficiente con pagar y olvidarse de las redes, sino que hace falta un mínimo de implicación con la tarea de nuestro community. ¿Por qué?

Porque el community manager o la agencia encargada de tu comunicación online no está dentro de tu empresa, ni adscrito a un departamento de marketing interno y, en muchos casos, ni siquiera está en la misma ubicación que tu negocio. De ahí la necesidad de que conozca al máximo todo sobre tu empresa. Qué productos y servicios se ofrecen, las novedades, descuentos y promociones, participaciones en ferias o eventos del sector,… Y, sobre todo, para enseñar el lado humano. No hay nada más importante para un perfil en redes sociales que un perfil al que ponerle cara y nombre para conseguir la confianza y credibilidad suficiente en la red.
¿Cómo puedo ayudar a mi Community Manager?
– Primero, informa bien en tu web de las redes sociales donde estás: en la mayoría de los casos se trabaja sobre un sitio web ya existente ¿Has incluído en ella los botones de las redes sociales donde estás presente? Mantener una unión en la estrategia de comunicación es fundamental si queremos ofrecer una imagen profesional y coherente.
– En la mesa, teléfono rojo con línea directa: ofrécele a tu community un correo electrónico que consultes habitualmente y varias veces al día, así como un número de teléfono donde pueda localizarte en caso de «urgencia». Cualquier planteamiento en las redes sociales por parte de un posible cliente debe ser resuelto con la mayor rapidez posible. ¿Qué pasa si transcurren varios días entre que el usuario consulta y la empresa responde? Perdemos credibilidad, confianza y, sobre todo, un cliente potencial que no hablará demasiado bien de nosotros. El community manager puede tratar la situación y responder el planteamiento conforme al plan de social media establecido pero, como en todo, siempre surgen imprevistos a los que hay que hacer frente con el menor tiempo posible.
– Informa de tus acciones «offline»: el community manager monitoriza y está atento a todo lo que se pueda decir de tu empresa o del sector al que pertenece pero seamos realistas, ni es omnipresente ni lo sabe todo. No todo está en internet y si el mes que viene tienes previsto participar en un evento o una feria local donde promocionas tus productos, ¿por qué no avisar a tu community con tiempo? Descuida, que él o ella se encargará de sacarle el máximo partido. Además, algunas fotos sobre la presencia de tu empresa en el evento, tus trabajadores en faena o posando te harán destacar frente a tus competidores a la vez que trabajas el engagement.
– Aconseja y recomienda: la figura de un community manager es bastante polifacética. Es una persona que intenta ser lo más creativo posible en cualquier momento y se adapta a cualquier comunicación. No importa que se hable de recetas de cocina como de informática a nivel experto, siempre intentará darle jugo a la comunicación familiarizándose con los términos. Pero no, no es un reputado chef ni un genio del software. ¿Por qué no guiarle si lo necesita?
Además, si tienes un negocio local no te pierdas estos consejos con los que puedes impulsar tus acciones en redes sociales desde tu empresa. Y tú, ¿colaboras con tu community manager?