30 octubre, 2012 0

Quieres iniciar tu negocio por Internet, pero crees que está todo vendido y no sabes cómo destacar entre los vendedores. Has pensado en una agencia de viajes, un servicio con éxito en la web, pero parece que la competencia es fuerte, pues hay montones de portales, ¿qué puedes hacer?  No desesperes, piensa en la teoría de la Larga Cola. 
Impulsada por Chris Anderson la teoría de la Larga Cola es una teoría que nace para explicar los fenómenos económicos de la era digital. Se mencionó por primera vez en 2004 en la revista Wired.
The Long Tail viene a echar por tierra la visión de aquellas personas que creen que para tener éxito en el comercio hay que centrarse en un nicho específico de mercado y hacerse fuerte en él.  Se contrapone a la Ley de Pareto o el principio del 80/20 (con un 20% de tus productos consigues un 80% de los beneficios).  Sin embargo, cuando Anderson comenzó a estudiar los fenómenos de venta de productos por Internet en los distintos canales de distribución (eBay, Amazon, iTunes) se dio cuenta de que se regían por una nueva economía llamada “de la abundancia”.  Para conseguir ventas ya no era necesario focalizarse en unos cuantos productos de éxito (best sellers, hits, superventas…), sino que se podía generar un importante volumen de productos pocos demandados.
Internet nos mostraba así que la combinación de ventas modestas de productos pocos solicitados podía igualar a las ventas de productos de éxito.
La ley de Pareto nos recordaba que debíamos centrarnos en esos productos que nos iban a generar el 80% de las ganancias, sin embargo con el uso de Internet podíamos aumentar ese inventario sin demasiado coste de distribución.
El uso de las redes sociales ha conseguido también mayor visibilidad, por ejemplo, para aquellos grupos de aficionados o fans de un deporte minoritario, un género de cine poco conocido o cualquier otra actividad no muy extendida. Internet ha unido a estos pequeños grupos de consumidores, que ya no parecen ni tan pequeños ni tan dispersos.
La Larga Cola produce una gran cantidad de contenidos, ahora podemos acceder fácilmente a esos contenidos que antes eran difíciles de encontrar (por ejemplo un libro descatalogado de un autor extranjero poco conocido). Y además, podemos conectar la oferta con la demanda, pues conocemos la opinión del consumidor.
Diversifica o aumenta tus productos, y ampliarás así tus nichos de mercado y tu target. ¿Por qué no montas una agencia de viajes para singles? ¿o para gente que quiera viajar con su mascota? ¿Y si diseñas rutas de personajes históricos? ¡La cola de ideas es larga! Solo tienes que utilizar tu imaginación e investigar un poco por la red para ver dónde se encuentra tu público. 
El siguiente paso, crear tu web, es muy fácil con Joomla y Mitucan. ¡Ya sabes que puedes preguntarnos cualquier duda!