11 febrero, 2016 0

¿Has notado un gran descenso en el número de visitas a tu página web últimamente? ¿De unos niveles geniales de personas que llegaban a tu página sin grandes preocupaciones te has encontrado con que la caída de la gráfica es alarmante? Si ésta es tu situación, no debes alamarte, sino buscar en qué puedes estar fallando. Dependiendo de cada caso, puede que lo que hasta hace apenas unos meses era bueno para el posicionamiento ahora no lo sea, o simplemente que necesites darle un pequeño empulso para que vuelva a coger fuerza.

En este aspecto no cabe decir que Google Analytics es fundamental para realizar un proceso de estudio y ver qué puede estar fallando. Debemos buscar en qué fecha comenzó a decaer el número de visitas e investigar si por aquellos días Google modificó su sistema de algoritmo y nuestra web se vio perjudicada. Por ejemplo, hasta no hace mucho, dar de alta nuestra web en directorios de enlaces favorecía el posicionamiento pero, actualmente, no solo es una pérdida de tiempo, sino que puede volverse en nuestra contra.
Herramientas como Woorank puedes sernos muy útiles para que analice nuestro sitio y nos muestre en qué estamos fallando. Por regla general, la estructura, diseño y número de URLs juegan un papel muy importante. Aquí debemos ver cuál es el PageRank que tiene nuestra página, es decir, la puntuación entre 0 y 10 que nos da Google en función de la autoridad que confiera a nuestro sitio (lo normal es entre 3 y 5, solo los grandes portales de información llegan a alcanzar el nivel 8).
Otro parámetro en el que nos debemos fijar es en el porcentaje de rebote, a mayor número, mayor cantidad de usuarios que se van de nuestra página web sin navegar por ella. Tendremos que plantearnos si nuestro diseño es atractivo, si el contenido que ofrecemos es interesante y útil o, si el contrario, hay algo que provoque esa salida.
¿Tenemos incluidas las palabras claves correctas en cada una de nuestras páginas? Un apartado de nuestra página con una gran recepción de tráfico orgánico (visitas que llegan a través del buscador y por las que no nos hemos anunciado) frente a otras sin apenas visitas nos hace plantear si las palabras clave que estamos utilizando son o no las correctas. Además, revisa bien que no haya enlaces que estén penalizando tu posicionamiento porque están rotos o están en páginas que lastran tu ascenso.
¿Has realizado alguna campaña esporádica? Si estuviste en una feria y repartiste tarjetas, si invertirste en Adwords o en publicidad en Facebook/LinkedIn también influye en tus visitas. Quizás no debas invertir 1.200 € en acciones publicitarias en un mes y no hacer ninguna más, sino repartir la inversión entre varios meses pero teniendo cierta constancia.
Y, por último, ten siempre a mano el contacto de alguien que te pueda echar un cable. En algunas ocasiones, la solución pasa por un nuevo diseño web y una estrategia de marketing que te impulse.