8 marzo, 2016 0

En nuestra anterior publicación reflexionamos acerca de la necesidad o no de que un negocio local estuviera presente en internet. Las posibilidades son muchas y depende de cada uno de ellos si decide dar o no el salto a la red. Porque cada empresa es un mundo y, como tal, las estrategias empleadas por unas no tienen por qué ser exitosas para otras pero siempre aparecen oportunidades. Dicho esto, continuamos con nuestra jerarquización modélica de qué debe tener toda empresa que quiera aprovecharse de las ventajas que ofrece internet.

Y, entre los puntos básicos de toda empresa, la página web es sobre la que debemos asentar nuestra presencia en la red. Es el punto vertebral sobre el cual se sustentarán todos los añadidos posteriores y el escaparate ideal para mostrar quiénes somos y qué ofrecemos. Gracias a la versatilidad que ofrece en su diseño, un sitio web encuentra soluciones para prácticamente todo tipo de necesidades y objetivos. Así, puede ser un catálogo de productos, una tienda online, una presentación de servicios y recolector de correos electrónicos o, simplemente, un folleto informativo que nos permitirá posicionarnos y trabajar nuestra imagen profesional.
Las posibilidades son infinitas, tan solo hay que estructurar bien el árbol de contenidos de nuestra página web, elegir el contenido adecuado a mostrar y cuidar muy bien la imagen que damos. La elección de las fotografías, la correcta redacción de los textos y la usabilidad de la página es fundamental y de ella dependerá que nos lleguen o no ventas. Y es que en muchas ocasiones la venta viene más determinada por la confianza e imagen que por el propio precio del producto en cuestión.
Otro punto fundamental y del que pecan la mayoría de empresas, sin importar su tamaño o capacidad económica, es que no sus páginas webs no están adaptadas para visualizarse en dispositivos móviles. Cada vez son más los usuarios que navegan a través de smartphones y tablets y, las tasas de abandono aumentan cuando la web es lenta, no está adaptada para verse en pantallas pequeñas o la navegación es poco funcional.
Si no quieres derrochar el dinero, apuesta por diseños web adaptative que estén optimizados para un buen posicionamiento en motores de búsqueda y cuya estructura se amolde perfectamente a cualquier tipo de pantalla. Tener una página web adaptada a las nuevas necesidades no tiene por qué ser caro. Innovae Pymes ofrece diseño web adaptative para pequeñas y medianas empresas con modalidad de pago racionalizado por suscripción.
¿No quieres perderte ninguna de nuestras actualizaciones? ¡Suscríbete GRATIS!