22 marzo, 2016 0

En internet, el contenido es el rey. Y no importa tener la página web con el diseño más bonito y adaptable, que si no tiene contenido y éste no está optimizado, las visitas a tu sitio apenas llegarán. Los textos, las imágenes y la estructura de tu página determina tu posicionamiento y muestra tu imagen como profesional del sector de cara a los usuarios que visiten el sitio de tu negocio. De ahí que sea muy importante cuidar bien el lenguaje, la ortografía y el diseño de tu web. Pero no lo es todo, un blog te permite tener un espacio versátil, organizado y donde los usuarios pueden interactuar contigo.

Lejos de los que muchos puedan pensar, un blog no es solamente un sitio donde uno comparte sus inquietudes personales o su día a día, sino que es un punto de encuentro, un escaparate, una sala de reuniones y una cafetería a la vez. Las posibilidades que ofrece un blog (ya sea Joomla, WordPress o Blogger) son casi infinitas y, en gran medida, depende de tu estrategia de contenidos y la creatividad y utilidad que emplees en tus publicaciones.
Un blog permite mostrar desde los ejemplos de trabajos realizados, consejos y explicaciones técnicas de tu sector o contenido que responda al interés de tu público objetivo. De esa forma, a través de la constancia y la optimización de las palabras claves, etiquetas y enlaces, podrás ir consiguiendo visibilidad en los motores de búsqueda a la vez que permites captar la atención de los usuarios a través de las redes sociales.
El funcionamiento es bastante sencillo: escribes contenido interesante, útil y con una finalidad específica (no escribas por escribir); lo publicas y compartes a través de las redes sociales. El usuario que te siga en tus redes sociales o el que busque ese contenido en Google llega a tu post en el blog, lo lee y, si suple su necesidad y/o curiosidad, acabará volviendo a tu página, navegará a través de ella y se suscribirá o seguirá en redes sociales. Y, con ello, habrás captado la atención de un potencial cliente.
Eso sí, es necesario ser perseverante y publicar con cierta regularidad, redactar el contenido de tal forma que embauque a la visita de principio a fin sin aburrirlo y, sobre todo, conocer bien qué le interesa a tu potencial cliente.
Si quieres conocer más acerca de las ventajas de tener un blog en este post encontrarás todas las respuestas. Y, si además quieres saber qué diferencias hay entre unos blogs y otros, en este webinar hablamos sobre ello.
Y tú, ¿apuestas por el contenido de calidad o prefieres seguir esperando a que te encuentren?

Tags: