2 abril, 2013 0

Una vez que ya hemos decidido que vamos a iniciarnos en el apasionante mundo del comercio electrónico tenemos que tomar una decisión que será crucial para el funcionamiento de nuestro plan de negocio: la tecnología que vamos a utilizar.

Esta decisión tenemos que meditarla teniendo en cuenta los pros y los contras del uso de cada una de las tecnologías que tenemos a nuestra disposición para vender por Internet y de los objetivos de negocio que esperamos conseguir.
Para ello tendremos que analizar si nuestros productos cuentan con una aceptación alta en Internet o si por el contrario necesitan pasar por una primera fase para ser aplaudidos.
Conocer esto será crucial para saber el plazo de nuestras ventas, si esperamos resultados a corto plazo o bien tenemos que darles un enfoque a largo plazo y, por lo tanto, una mayor inversión en tecnología, dadas nuestras necesidades.
¿Cuáles son las plataformas de venta online existentes en el mercado?

Marketplaces horizontales y verticales:
Los marketplaces son como mercados digitales o puntos de encuentro entre empresas compradoras y vendedoras de productos y servicios. Existen dos tipos: horizontales (cuyos servicios y contenidos no dependen del sector de actividad y cuyo público objetivo es más amplio por la variedad de productos) y verticales (especializados en ofrecer servicios sectoriales y centrados en un nicho de mercado concreto).
Están diseñados para reducir costes y aumentar la eficiencia de la comercialización gracias a una tecnología neutral, segura y fiable.
¿Qué principales beneficios aportan a las empresas vendedoras?
– Un público potencial más amplio.
– Visibilidad de la empresa y productos a un coste más bajo.
– Optimización de costes.
– Servicios centralizados de facturación, cobro, financiación y logística.
– Mejora de la comunicación y servicio de atención al cliente.
Etc…
Para formar parte de un marketplace tan solo se puede requerir contar con un ordenador que disponga de conexión a Internet y aceptar las normas de participación en los mismos (contrato y pago por servicio).
Ejemplo de marketplaces:
www.iberstock.com
www.eventoprix.es

Saas y cloud solutions:
También es una solución, al igual que los marketplaces, para empezar a vender en Internet a un bajo coste de entrada. Las “cloud solutions” o soluciones “Software as a Service” son tiendas preconfiguradas y no necesitan programación ajena. En poco tiempo puedes empezar a vender y puedes configurar tu tienda a tu gusto.  Una forma rápida, sencilla y económica de empezar tu negocio online.
Por lo tanto, si quieres comprobar la aceptación que tendrían tus productos en el mercado a corto plazo esta opción es ideal. Algunos piensan que con un plan de negocio con vistas a largo plazo una solución SaaS no puede ser la adecuada porque cuenta con carencias. Pero cada vez hay más plataformas de open source que lanzan una solución principal para después poder ir desarrollándola y añadiéndole otros sistemas de integración para hacerla más completa.
Ejemplo: www.ozongo.com
Soluciones Open Source:
La tecnología de Código Abierto ha supuesto un descubrimiento grandioso para las organizaciones,  que ahora cuentan con soluciones tecnológicas para casi todos los ámbitos a un precio reducido, ya que el código de esta tecnología es público y de uso gratuito.
Cualquier persona con conocimientos medios puede poner en marcha una tienda online con un solución open source a un precio reducido y con amplias funcionalidades. Todo ello en un período de tiempo bastante aceptable.
La ventaja más popular de esta tecnología es que la comunidad de desarrolladores existente siempre está añadiendo nuevas mejoras  y a un precio mucho más reducido.
Ejemplo: VirtueMart de Joomla.

Desarrollo a medida:
Los desarrollos a medida conllevan una programación desde cero y por lo tanto es una tecnología mucho más cara y tarda más en desarrollarse. La ventaja de crear tu tienda online con un desarrollo a medida es que se adapta 100% a los procesos de la empresa, no tiene límites de programación y presenta mayor independencia en cuanto a funcionalidades de terceros.
Esta opción suele ser la elegida por grandes organizaciones con planes de negocio a largo plazo.
Elegir la opción adecuada depende de tus objetivos de negocio: ¿quieres obtener una rentabilidad inmediata o tienes una visión de negocio a largo plazo? ¿Con qué recursos económicos cuentas? ¿Qué aceptación tienen tus productos en Internet? Esta y otras preguntas serán cruciales para tomar la decisión acertada para empezar a vender por Internet.
Fuente consultada: Asociación Española de Economía Digital