27 agosto, 2016 0

Cierto que es una frase con la que estamos bastante familiarizados y que, de tanto usarla, a menudo termina cansando pero, ¿realmente le prestamos la atención necesaria? Tenemos claro que debemos cambiar de smartphone porque el que teníamos ya se nos ha quedado anticuado, limitado en funcionalidades o comienza a fallar de la misma forma que cambiamos de televisor por una pantalla plana por el simple hecho de que «se ve mejor». Cierto pero, ¿qué ocurre con nuestra página web, estrategia de marketing o campaña promocional? ¿Nos hemos adaptado a los hábitos actuales o seguimos con el planteamiento de años atrás?

No hace falta decir que tener un negocio tradicional no significa quedarse anticuado. Y si no, que le pregunten a Almacenes de Pontejos, una empresa madrileña con más de un siglo de historia en Madrid y que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos. De almacen tradicional de bordados, hilos, telas y todo relacionado con el mundo de la costura a un punto de encuentro online de aficionados de todas las edades donde comparten sus vivencias, trucos y manualidades con el resto de aficionados. De hecho, no solo está presente en Facebook o Twitter con una comunidad bastante notable, sino que espera estrenar sitio web en cuestión de días.
Los nuevos hábitos de consumo, tendencias de diseño y formas de comunicar imperan sobre cualquier negocio. Tanto que, si una empresa se queda fuera del mundo online, corre el riesgo de ser ensombrecida por otra que sí ha dado el salto. ¿Quiere decir que absolutamente todos los negocios necesitan estar en todas las redes sociales o deben tener una web? En absoluto. De hecho, un negocio mal planificado o mal atendido está condenado al fracaso aunque tenga la mejor gestión de redes sociales. Pero sí que es cierto que cada empresa debe estar al tanto de cómo se comportan y qué necesitan los usuarios para adaptarse con la mayor rapidez posible.
Tanto es así que, a pesar de estar pasando por una situación ecomómica complicada, los consumidores seguimos destinando el mismo porcentaje de nuestros ingresos en consumo de tecnología o productos y servicios de ocio fuera del hogar según el último estudio difundido por Nielsen. Tenemos menos poder adquisitivo, pero no nos privamos de aquello que más nos gusta. Eso sí, miramos más por nuestro dinero y dónde lo empleamos.
Por ello, tal y como ha difundido PuroMarketing recientemente, acudimos cada vez más a los comparadores de precios en internet (70% de los usuarios) y visitamos las tiendas online en busca de precios y características (15,6% de los usuarios) para, al final, terminar comprando en aquellos lugares donde encontramos la mayor confianza, calidad y precio. Y, he aquí una de las partes más relevantes, el 37% de los procesos de compra online en España se llevan a cabo a través de un smartphone o una tablet. Un porcentaje que va cada vez más en aumento gracias a la generalización del acceso a smartphones con conexión inalámbrica o 4G y las páginas y tiendas online adaptables a cualquier pantalla. En Europa el porcentaje de compra a través del mobile se eleva hasta el 59%.
¿Es momento o no de irse preparando? ¿Qué pensáis?

Tags: