21 febrero, 2013 0

Ayer miércoles Twitter abría las puertas de la publicidad masiva en su red social. La puesta en marcha de un algoritmo que clasifica los tuits en función de su importancia impulsa el mercado de los anuncios promocionados en la red del microblogging. ¿Significa esto que tendremos una sobresaturación publicitaria? ¿Provocará una fuga de usuarios?

Lograr la monetización sin hastiar al usuario es una tarea nada sencilla para Twitter. Facebook lanzó su API publicitaria en 2009 y ha demostrado que a ellos le funcionan. No solamente han alcanzado los mil millones de usuarios en octubre de 2012, sino que han pasado de los 800 millones de dólares de beneficios en 2009 a 3.710 millones el pasado año. ¿Hace falta demostrar más? Sin embargo, como comenta Clark Fredricksen, VP de eMakerter a través de un artículo en Mashable, Twitter carece de una columna derecha como la de Facebook en la que situar sus anuncios.
Esto quiere decir que las historias patrocinadas y cuentas promocionadas aparecerán directamente en nuestro timeline junto al resto de tuits, o en la parte izquierda en el caso de sugerencia de cuentas. ¿Hasta qué punto el usuario está dispuesto a aceptar la publicidad? ¿Cuál es el límite entre lo aceptable y lo invasivo?
Michael Lazerow, CMO de Salesforce Marketing Cloud, no ha tardado en calificarlo como el «lanzamiento más emocionante del social marketing de este año». Y es que la gran diferencia radica en que hasta la fecha, si una empresa quería promocionarse a nivel global, debía crear tantos anuncios como idiomas necesitara, mientras que a partir de ahora, se automatizan los cambios.
Aún así, la sobreexplotación publicitaria será limitada. Twitter cree que los anuncios en su plataforma deben subir y bajar en función de su calidad. Otra limitación es que no todas las agencias de marketing tienen acceso directo a la API y, cualquier campaña, pasa por la utilización de las plataformas Adobe, HootSuite, Salesforce, Shift y DigitalTBG.
Aún así, eMarketer predice que el valor de Twitter aumentará un 90% hasta los 560 millones de dólares. Aunque también es cierto que no cuenta con la misma presión que Facebook tiene en sus espaldas, por lo que puede que el proceso de perfeccionamiento de la API sea más lento.

Tags: