5 enero, 2016 0

Escribir bien en la red es una tarea que se está convirtiendo cada vez más en un reto personal. Ésta es la preocupación de la Fundación del Español Urgente, que proporciona criterios de coherencia y recomendaciones para el uso adecuado de la lengua en la red.

Debido a los cambios y avances tecnológicos, la sociedad y la lengua se han visto afectadas en su forma y expresión.  El periodista Mario Tascón ha creado un manual para saber expresarse por la red bajo el título “Escribir en Internet. Guía para los nuevos medios y las redes sociales». Un libro que asienta las bases de las normas básicas a seguir por todos los internautas, sobre todo aquellos que se dedican al marketing online.
Un mensaje mal expresado puede hacerte perder followers. Los usuarios saben la importancia que tiene escribir bien en las publicaciones para obtener prestigio, credibilidad y respeto.
De la era móvil, hemos heredado muchos usos lingüísticos incorrectos como las abreviaturas propias de los SMS de tipo «xq» (porque) o «TQ» (te quiero). También se alargan las vocales o las palabras para transmitir una emoción: «Noooo» u «Ooooh», entre otros muchos.
En el caso de Twitter, para tener éxito hay que escribir bien y además saber transmitirlo. Hay ciertos indicadores que nos muestran si lo estamos haciendo correctamente y que nos ayudan a conseguir posicionamiento entre nuestros seguidores.
Algunos indicadores de Twitter
Retweets. Significan que a nuestros seguidores les ha gustado lo que hemos puesto y quieren que lo vean los demás.
@ Respuestas. Significa la gente que te nombra y se dirige a ti.
Favoritos. Significa que te han nombrado como favorito y eso significa la importancia y la influencia que tienen tus Tweets.
Imágenes. A veces las fotografías explican un concepto en un «golpe de vista».
Aparte de estas breves pautas, en Twitter tenemos que ser capaces de mandar mensajes concisos y que capten la atención de la comunidad con el menor número de caracteres.  Lo ideal es contar lo importante al principio del tweet y lo menos relevante al final. A modo de titular.
Debemos evitar el uso de muletillas que ocupan espacio y no aportan información relevante. También es importante tener en cuenta el uso de verbos en pretérito, que indican que ya ha ocurrido la acción y, por lo tanto, ahorramos espacio.
Los signos de interrogación y exclamación deben escribirse de forma correcta, es decir, tanto al principio como al final de la frase.
Y, la norma estrella: es mejor pararse a pensar y construir un mensaje que ocupe 140 caracteres, que esté bien construido, sin faltas y abreviaturas que nos ayude a tener más credibilidad, antes que publicar por el mero hecho de decir algo.

Tags: